Picunches

Historia

Dentro del grupo Picunche, los sub-grupos indígenas que habitaron desde el río Choapa hasta el río Maule, estuvieron integrados en un momento de su historia al Imperio inca. Los Picunches desaparecieron de la zona central como identidad cultural durante el transcurso del siglo XIX, tras el progresivo desmantelamiento de los últimos pueblos de indios en los que habían conservado alguna cohesión social, producto de las presiones y acusaciones de los latifundistas colindantes.

Los Picunches (pueblo mapuche del Pikun Mapu) habitaban entre dos importantes ríos: el río Aconcagua y el río Itata. Eran denominados de distintas formas de acuerdo al nombre del Cacique (Lonco) o de su localización geográfica, como: Indios Chile, picones, quillotanes, mapochoes, promaucaes, o apareciendo en las crónicas o documentos de la época colonial como Tagua Tagua, cachapoales, cures, maulinos y cauquenes, entre otras denominaciones.

Historiadores como Bengoa consideran que los picunches se dividían en dos grupos distintos: los septentrionales, llamados picunches, bastante influenciados por los incas, vivían en los valles de La Ligua, Petorca, Aconcagua, Mapocho y Maipo, siendo el tercero y el cuarto los más poblados; el grupo meridional eran los promaucaes, establecidos en las cuencas de los ríos Rapel, Cachapoal, Mataquito y Maule en una zona densamente poblada. Al sur del Maule Bengoa considera dicho territorio ya como parte del grupo principal mapuche.

Características

Los Picunches se instalaban en grupos de aproximadamente 300 personas, en pequeñas aldeas. En cada casa que tenían, vivían unas 30 personas, entre el padre, las esposas, los hijos, y otros familia- res directos (su unidad básica era la familia).

Sus costumbres establecían que los hombres mandaban o dirigían; la máxima autoridad era el padre y luego el hijo mayor. Sólo en caso de emergencia, en especial si ocurría una guerra, había un jefe que lideraba a los demás, el cacique.

En diversas áreas alcanzaron un mayor desarrollo que los Mapuches, producto de su contacto con los Diaguitas, y posteriormente con los Incas.

Los Picunches fabricaron su propia cerámica: vasijas, jarros y fuentes, todo ello en greda, y también sus herramientas para trabajar la tierra, además de otros instrumentos de uso diario, como pipas y piedras para moler el maíz.

Cultivaron preferentemente el maíz, el poroto, teca, calabazas, papas, ají, quinoa y oca en los valles de esa región, para lo cual construyeron acequias de riego. La tierra era de buena calidad y había abundancia de agua, lo que no les exigió una mayor especialización, ni una organización social más compleja.

Practicaban un sistema agrícola denominado “roza”, que consistía en derribar árboles y quemarlos. Luego sobre las cenizas, que servían de abono, echaban semillas.

También criaron animales, especialmente llamas y guanacos. De ellos obtenían carne, y lana para sus vestimentas. En grandes festividades mataban a los animales para comer su carne y utilizar las pieles.

Sus casas eran de barro y techo de totora. Su idioma fue originalmente el mapudungún, pero dado el gran número de quechuismos en el español chileno, es de suponer que después de las campañas de expansión del imperio inca y durante el período de la colonia se extendió el uso del quechua entre ellos.

Los Picunches eran polígamos. El hombre podía tener la cantidad de mujeres que deseara, siempre que pudiera comprar- las. Las mujeres cultivaban la tierra, tejían y preparaban los alimentos. Para el padre, entonces, entregar una hija en matrimonio significaba disminuir la superficie de tierra cultivada y disponer de menos mantas, que se empleaban como medio de intercambio. El novio debía compensarlo por dichas pérdidas, dándole a cambio llamas, frazadas, o ponchos, cuya cantidad era convenida en forma previa al matrimonio.

Los recién casados debían habilitar su propia ruca. Esta era levantada por parientes y amigos, sistema llamado mingaco, a quienes en retribución, se les alimentaba y festejaba con chicha de maíz.

Los Picunches intercambiaban productos con poblados de la costa y no se caracterizaban por ser belicosos.

Creencias Religiosas

Los Picunches creían en la vida después de la muerte. Sus tumbas eran muy sencillas y se distinguían claramente porque sobre ellas habían herramientas, utensilios y comida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: